Crítica – Blade Runner 2049

poster

Blade Runner se estrenó en 1982, pero cuando salió el Montaje Final yo ya tenía uso de razón. Eso indica dos cosas: la primera es que la película lleva coleando muchísimo tiempo –por lo que una secuela es inverosímil, pero entra dentro de lo probable– y la segunda es que me estoy haciendo viejo. Y como ya soy un semianciano no tengo tiempo para andarme con tonterías sobre lo bueno y lo malo de la secuelitis.

Hemos visto secuelas/remakes de Mad Max, de Posesión Infernal de La cosa, de Robocop, de El Proyecto de la Bruja de Blair y, contando Blade Runner 2049, de todos los personajes memorables de Harrison Ford. No voy a dedicar la crítica a hablar sobre por qué Hollywood es malo y recicla ideas. Para qué.

En lugar de eso, voy a dedicar una cantidad indecente de palabros a reflexionar sobre cómo es Blade Runner 2049 por méritos propios, sobre qué virtudes y defectos puede tener y sobre qué hace en relación a la primera película. Así que, si ya os habéis recuperado del susto de encontrar una película de estreno en el blog, empezamos.


covenant

EN POCAS PALABRAS

Lo que el espectador recibe en Blade Runner 2049 es una película de enorme longitud que, junto a los cortometrajes que Sony Pictures ha colgado en Youtube, parece pensada para recrearse en un universo preexistente. La película de Villeneuve es un poco Animales fantásticos y dónde encontrarlos: viene con buen pedigrí, pero lo utiliza más redundar en las ideas de sus predecesores que para construir algo sobre ellas.

A pesar de haberse pegado un tortazo en taquilla, 2049 no es mala. Es potente visualmente, juega bien con el melodrama y en conjunto es entretenida. Supongo que lo mucho que dura, lo ajustado de su público potencial –Blade Runner no es Star Wars– y el estreno de Valerian y Ghost in the Shell, otras dos películas de ciencia ficción con estética similar, han lastrado bastante al público. Si fuera sólo eso estaríamos hablando de un fracaso injustificado, pero hay algo más: el problema real de la película es que cae en ese lugar incómodo en el que resulta difícil recomendársela tanto a alguien que simplemente quiera pasar un buen rato como a alguien que busque una historia con auténtico calado. En algún lugar se ha quedado corta.

Blade Runner 2049 es agradable de ver, su historia está bien llevada y tiene un “molar” muy potente. Los fans de la original la están recibiendo muy bien, y es porque ha sabido rendir culto al primer Blade Runner. Tal vez demasiado: incluso ha repetido el batacazo en cines.

INSTAGRAM 2049

Si ya habéis visto otras películas de Villeneuve sabéis a lo que venís: composiciones geométricas, elección de colores cuidada y buena iluminación. El contraste entre los bordes rectos de los edificios y las tramas irregulares de los materiales, la convivencia de lo nuevo con lo viejo y de lo real con lo sintético crean un diálogo entre lo natural y lo artificial que pega mucho con el tema de la película. Aunque muchas de las virtudes de la fotografía de 2049 ya estuvieran presentes en la película original, Villeneuve ha sabido hacer su propia película al mismo tiempo que trae al digital algunas de las texturas presentes en la película de Ridley Scott.

Cursed_Earth.png

La fotografía es la gran baza de Blade Runner 2049 y la piedra angular de su campaña publicitaria. Y no es para menos: la mayor parte de la identidad de Blade Runner reside en su estética. El problema es que en un momento en el que se sobreexplotan los neones y el minimalismo, la película de Villeneuve se desdibuja entre otras películas, videojuegos e incluso vídeos de Youtube. 2049 ha confiado en el uso del estilo de la primera cinta y ha tenido que compartir su personalidad con otros títulos, algo imperdonable en un momento en el que la supervivencia de una película está atada a su unicidad estética.

Diréis que Villeneuve es inconfundible y que tiene el toque de Midas, que con dirigir una peli deja en ella una firma indeleble que la diferencia de las demás. Pues no sé en otras pelis, pero en el caso de 2049 os contesto que en la película metemos arte conceptual de Cyberpunk 2077 o capturas de pantalla del Ruiner y cuela. No hay más que mirar Archillect: la estética de Blade Runner 2049 viene gastada de casa.

UNA HISTORIA REPLICADA

[OJOCUIDAO SPOILERS]

En el futuro los replicantes son tratados como herramientas aunque están cerca de ser humanos, las corporaciones se dedican a jugar a ser dios y el individuo se desdibuja en un paisaje urbano en el que resulta difícil preocuparse por algo o por alguien. Esta frase podría describir cualquiera de las películas de Blade Runner, y es que la cinta de Villeneuve es totalmente continuista en términos argumentales con la de Ridley Scott. Tanto que ha perdido la oportunidad de desarrollar el potencial de algunas de sus ideas.

Dentro de su historia de grandes pasiones en plan griego –más humanos que los humanos–, K y el resto de personajes resultan interesantes y podrían dar para un recorrido muy largo. Más que el que les deja tener el ya de por sí extenso metraje de la película. En los dos o tres minutos en los que te cuentan cosas ves buen material: los replicantes quieren cosas como elegir un oficio y tener una granja con un árbol, quieren experimentar con sus emociones y buscar conexiones. En cierto modo son la regeneración que convendría a un mundo tan podrido como el de Los Ángeles en 2049. Lo de si en un mundo tan nihilista como el de Blade Runner tiene sentido una revolución como la plantea la película o sobre si el terrorismo sería parte del mismo problema lo dejamos para otro día; la película hace bien dejando esas cuestiones en el tintero –en las escenas eliminadas con las que han montado los cortometrajes de Youtube–, evitando así sobrecargar aún más sus temas.

koyaanisqatsi.png

El problema viene a la hora de llevar ese potencial a algún lado. En ese momento la película escoge apegarse al tropo de la falta de identidad en lugar de explorar temas contemporáneos como los cambios en el uso del espacio público o la redefinición de las conexiones interpersonales. Juega sobre seguro.

Me explico. En el primer Blade Runner Deckard y Rachel, dos replicantes, veían cómo la película reivindicaba sus decisiones y les ascendía a la categoría de humanos al permitirles salir vivos y tener una relación. En cierto modo esto también significaba que, en un mundo sucio y alienado, lo que les hacía humanos era la conexión que había entre los dos, del mismo modo que la conexión entre Roy Batty y Pris era lo que les hacía humanos a ellos. En 2049 tenemos el chulísimo planteamiento de cómo K, que es una creación artificial, no ve ninguna diferencia entre él y Joi, una inteligencia artificial vendida como app de compañía doméstica que sólo puede presentarse en forma de holograma. Una waifu virtual, vamos. Total, que Joi y K tienen una relación.

Por mucho trío digital que se monten, la relación entre Joi y K va perdiendo peso conforme avanza la película hasta llegar al momento “sólo decía lo que querías oír”. Blade Runner gasta muchos de sus cartuchos en la revelación de que su protagonista no es especial –como si no nos hubiera quedado ya claro que en el basurero de ciudad en el que viven nadie es especial– y por el camino se carga la posibilidad de que sus personajes decidan qué les hace humanos y qué no.

Según la película, lo que Joi le decía a K no era sincero porque ella había sido programada para funcionar así. Pero la misma película nos sugiere que lo de Rachel y Deckard tampoco era sincero porque estaban diseñados para eso. Aunque supongo que todo esto va en la línea de la lucha entre los instintos y la razón y tal, dar ese final a la trama romántica supone marcarse un Chimo Bayo y decidir qué relación es válida y qué relación no. Joi y K no ven reivindicado un pepino.

Si en lugar de echar por tierra la relación entre ambos se hubiera recalcado la capacidad de los dos para elegir quererse (algo que se hace al principio de la película y luego no vuelve a salir), la película subrayaría que conectar con un semejante forma parte de nuestra identidad y que eso nos hace más humanos. Pero se ve que no, se ve que lo de quererse es algo animal y que ligar sólo es bueno si lo hacen unos personajes determinados.

dreddtr1.png

La reproducción sí, la reproducción te hace humano all the way. Es la Green Card de la humanidad. ¿Será pro-vida Blade Runner 2049? Es más, todo este rollo con los hijos y con las mujeres huele a corcho quemao.

A ver, así resumiendo los personajes femeninos en la película; tenemos:

  • La jefa de policía, mujer con un cargo de responsabilidad pero solterona que acaba muerta.
  • La inteligencia artificial, ama de casa cuyos sentimientos no importan una mierda y que acaba muerta.
  • La prostituta, que es prostituta y ladina.
  • La mala, que es frígida e individualista y que acaba muerta.
  • La hija de Deckard, que es pura y está en una jaula así que todo bien.

También está la jefa tuerta revolucionaria, pero sólo sale durante cuatro o cinco minutos en la peli, así que no sé si contarla. Para una película que condena el racismo y el clasismo esto parece algo moralista ¿no? Bueno, en la primera peli Deckard tampoco era ejemplo de nada y tenía todo lo peor de Bogart, así que no sé de qué me espanto. Pero los ochenta pasaron hace muchos años; ahora mismo puedes ser irónico en todo excepto en lo que defiendes, y eso deja a 2049 en una posición muy frágil.

d5M86[1].gif

Puedo aceptar que esto sea una ida de olla mía (de hecho, es bastante probable), pero lo que no es una ida de olla son los cráteres del guion Blade Runner 2049.

Si tenemos en cuenta que la cronología de 2049 parte del Montaje Final, Deckard es un Nexus 6, por lo que no podía llegar a viejo. Por alguna razón, aparece aquí con sus buenos setenta años. ¿Cómo lo justifican en 2049? Pues resulta que podría ser un replicante especial diseñado para probar si los replicantes podrían reproducirse… diseñado precisamente por Tyrell, el tío que se encargó de que no pudieran reproducirse. Teniendo en cuenta que la otra opción es que Deckard no sea finalmente un replicante y que el Montaje Final tenga cero sentido, lo de que Tyrell sea un caprichoso parece mejor. 2049 compromete la cohesión de la peli original y eso es caca, pero teniendo en cuenta lo difícil que debe ser escribir una secuela de algo tan alabado, era de esperar.

Por otro lado tenemos una generosa ración de clichés, como el momento en el que el protagonista es dado por muerto por los malos (que son muy malos hasta que hay que comprobar si alguien está muerto de verdad), el mentado momento en el que los malos matan a la novia del protagonista o el momento en el que el jefe de los malos hace un monólogo megamalómano sobre cómo mola ser dios. Por tener, incluso tiene un protagonista sin sentido. Sí, en serio.

la siti.jpg

Resulta que pensando en frío, la presencia de K en la película no altera la película en sí. Que no tiene ningún efecto, vamos. Hacia el final de la película se nos cuenta que hay una resistencia de replicantes que saben de la existencia de la hija de Deckard y que sólo están esperando el momento oportuno para sacarla a la luz. Es decir, que en realidad él no ha descubierto nada.

Es más, Ryan Gosling, sólo complica las cosas: si no averiguara dónde está Deckard, este no habría sido secuestrado por la corporación Wallace, corriendo  el riesgo de confesar dónde está la niña de sus ojos. Pero todo esto también importa un pimiento, porque él se había largado antes de que la niña naciera y luego se les fue la luz y se les borraron los discos duros. Total, que Harrison Ford no sabe dónde está su hija, así que difícilmente podría contárselo a nadie.

Si Ryan Gosling no estuviera en la peli la resistencia tendría localizada a la niña igual que la tiene, Deckard seguiría vivo, ignorante y alcoholizado por el product placement y el mundo seguiría su camino hacia la destrucción. O igual resulta que el guion es una joya y que en esos planos con Gosling mirando al infinito reflexionando sobre el sexo de los ángeles había datos tremendos que me estaba perdiendo.

O eso o lo hizo un mago.

“COMO LÁGRIMAS EN LA…” NO, ME NIEGO A PONER ESO COMO TÍTULO DE SECCIÓN. ANTES PONGO “COMO UN PEDO EN EL VIENTO”. QUÉ ES ESTO, ¿TUENTI?

Tengo más cartuchos: la necesidad de más cotidianeidad en la cinta, la desafortunada eliminación de cualquier cualidad redentora para el mundo de la peli, la presencia cansina de un primer acto demasiado largo, el recreo pesado en la atmósfera y el poco caso que se le hace al contexto, el tener un desenlace desconectado del resto de la historia, el dar apenas unos retazos de la sociedad replicante, el mostrar lo mínimo e imprescindible de la relación entre Wallace y su replicante Premium Plus…

Me fastidia que Blade Runner haya salido así, igual que me fastidiará Ghost in the Shell (2017) cuando reúna el valor suficiente para verla. En realidad, como dije hace un tiempo en un artículo, lo que me más me repatea es la incapacidad de un género para atacar directamente las cuestiones que tenemos delante de las narices. Porque eso fue lo que hizo grande al primer Blade Runner, la verdad.

asdf.jpg

Sinceramente, por cada pega hay alguna cosa chachi en la peli. Así que, aunque sea fría del copón, aunque la dirección de Villeneuve me resulte a ratos tan nutritiva como mascar papel de lija (hala, lo que ha dicho) y aunque todos sepamos que nada va a poder con las expectativas creadas tras un par de lustros, pues me lo he pasao medianamente bien. Así es como expreso yo mi amor.

Desde luego, lo mejor que se puede hacer con Blade Runner 2049 es aceptar sus buenas intenciones y tratar de no pensar mucho en ella. Se queda uno más feliz. Y ss lamentable hacer esto con una peli que viene de donde viene, pero la otra opción es aceptar que has perdido el dinero de una entrada de cine, ¡y eso jamás!

Ahora, si me disculpáis, voy a mi “Calendario de cuántos días quedan para que Villeneuve pase de moda y se convierta en el nuevo Christopher Nolan y le voy a quitar un número.

Enga, chao.

fdsa.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s